NOS NECESITAS

En nuestras ópticas contamos con un equipo de profesionales sanitarios capaz de cubrir tus necesidades.
Profesionalidad, cercanía, ventajas familiares, campañas promocionales, financiación a medida, garantía post-venta y toda la moda en gafas graduadas y/o de sol, hacen de nuestras ópticas tu primera opción.

about_small_1

about_small_1

¿POR QUÉ?

Fuimos pioneros en Córdoba en Ortoqueratología y seguimos como centro de referencia en control de miopía en nuestra ciudad.
Somos especialistas en progresivos y gafas ocupacionales.
Amplia experiencia en Óptica infantil con gran surtido de gafas para los más pequeños.
Disponemos de un amplio surtido en gafas de moda.
Adaptamos lentes de contacto desechables así como adaptaciones especiales en corneas irregulares con grandes astigmatismos o deformaciones.
Tenemos servicio de salud y nutrición ocular en todos nuestros centros.

  • ¿Qué es la Ortoqueratología?

    ORTOQUERATOLOGÍA (ORTO-K)

    Es un procedimiento clínico para reducir la miopía basado en la adaptación programada de lentes de contacto de diseño especial que producen un moldeo corneal mientras se duerme, y permite una visión nítida durante el día.

    La Orto-K tiene sus orígenes en Estados Unidos durante los años 60, donde los optometristas descubrieron que las lentillas rígidas modificaban la curvatura de la cornea y reducían la graduación del ojo. Posteriormente, en la década de los años 90 la técnica mejoró, aunque su efectividad se limitaba a miopías bajas (2 ó 3 dioptrías), y el procedimiento de reducción era lento.

    En la actualidad, los nuevos diseños de lentes de contacto, y la incorporación de nuevas tecnologías, permiten alcanzar óptimos resultados en la corrección de la miopía, con seguridad, predictibilidad y rapidez.
    Según todos los estudios publicados hasta la fecha, la orto-k es el único método hoy aceptado con gran efectividad en el control y corrección de la miopía.”

  • ¿Para quién está indicado?

    ¿PARA QUIÉN?

    Las lentes de contacto de ortoqueratología están indicadas para la reducción y control de la miopía proporcionando una mejor capacidad visual sin ningún tipo de compensación óptica durante el día.
    El paciente ideal es aquel que presente miopía inferior o igual a 5,00 dioptrías asociada o no a un astigmatismo de hasta 1.50 dioptrías. No obstante los últimos estudios revelan que las miopías de nueva creación en niños con edades comprendidas entre 6 a 14 años, son las que ofrecen más garantía desde el punto de vista de control de la miopía.

  • ¿Cómo funciona?

    ¿CÓMO FUNCIONA?

    Las lentes de contacto de ortoqueratología se utilizan durante las horas de sueño. Son pues nuestras “lentes pijama”. Durante la noche se producen los cambios corneales necesarios que permiten ver bien durante el día.

    Los efectos de la lente se producen desde el primer día, alcanzándose los cambios óptimos a los pocos días de uso.

    Al tratarse de un proceso totalmente reversible y seguro, si se deja de utilizar la lente de contacto, la córnea vuelve a su estado original. Por esta razón es necesario llevar de manera regular las lentes de contacto para dormir.

    Funciona

  • ¿Qué ventajas ofrece?

    VENTAJAS

    La ortoqueratología te permite tener una buena visión sin necesidad de someterte a cirugía, ni de utilizar gafas ni lentes de contacto. Simplemente poniéndote las lentes de contacto durante la noche, mientras duermes.

    Al no necesitar corrección durante el día se convierte en un sistema ideal para deportistas, personas que presenten sensación de sequedad ocular con sus lentes de contacto o todas aquellas personas que quieran ir sin ninguna corrección durante el día.

    La ortoqueratología es un tratamiento especialmente interesante en pacientes jóvenes, ya que diferentes estudios científicos han demostrado la eficacia de este tratamiento en el control de la progresión de la miopía.

    VENTAJAS

  • ¿Qué efectos secundarios produce?

    EFECTOS SECUNDARIOS

    Las lentes de contacto para ortoqueratología no suelen producir problemas pero existe la posibilidad de que en algún momento, aparezca, generalmente por un mal uso o falta de limpieza de las lentes, alguno de los siguientes síntomas:

    – Aumento de la sensación de cuerpo extraño
    – Irritación ocular
    – Sensación inusual a la luz
    – Sensación de pinchazo, escozor y dolor
    – Empeoramiento de la visión de forma repentina
    – Acumulación de secreción en el ojo
    – Lagrimeo continuado
    – Visión borrosa
    – Sequedad ocular

    Si se presenta alguno de los síntomas mencionados anteriormente se deberá suspender el tratamiento y consultar inmediatamente con su óptico-optometrista adaptador, que si lo considera oportuna derivará a su vez al oftalmólogo.

    Tampoco deberán usarse las lentes de contacto de ortoqueratología en caso de:
    Presentar inflamación, infección, alergias o heridas oculares, cambios en la sensibilidad corneal, heridas o enfermedades en córnea y/o párpados.
    Su óptico-optometrista especialista en orto-k, será el encargado de adaptar este tipo de lente.

    Este tratamiento está contraindicado en córneas patológicas.

“TUS OJOS SON PARA TODA LA VIDA, ¡CUÍDALOS!”


  • ¿Cuándo tengo que revisarme la vista?

    REVISIÓN DE LA VISTA

    Para poder detectar y tratar a tiempo los trastornos de la visión, lo mejor, debido a su eficacia, son las revisiones periódicas.
    Sin embargo, la mayoría de las personas comparten una duda común: cuándo y con qué frecuencia hay que pasar esta revisión.

    Lo más recomendable es lo siguiente:

    En los bebés, realizar una revisión lo antes posible, dentro del primer año de vida, entre los 6 meses y el año. Posteriormente volver a revisarla a los 2 años de vida.

    En los niños, realizar la siguiente revisión entre los 3 y 4 años de vida. No olvidemos que los niños actualmente están aprendiendo a leer sobre los 5 años, de ahí que sea interesante tener evaluados a todos los niños de forma preventiva, antes de cumplir esa edad.

    A partir de los 5-6 años revisar la visión antes de cada curso, evaluando tanto la salud ocular como su funcionalidad y procesamiento visual.

    Entre los 20-40 años, lo ideal es revisar la visión cada 2 o 3 años, aunque en según que casos, puede recomendarse acortar el tiempo entre visita y visita.

    A partir de los 40 años, es cuando necesitamos prestarle más atención a la visión, pues aumenta considerablemente el riesgo de padecer alguna disfunción visual y/o patología ocular, en cuyo caso (esto último), se derivará al oftalmólogo.

    Además, la salud ocular no se limita a la prescripción de unas gafas solamente, sino también a la ausencia de enfermedades oculares. Estas pueden presentarse sin ningún síntoma, por lo que también es recomendable acudir periódicamente a una valoración oftalmológica con énfasis preventivo.

  • ¿Gafas o Lentillas?

    ¿GAFAS O LENTILLAS?

    Gafas o no gafas, lentes de contacto o no. Qué ardua decisión, ¿no?
    La decisión final siempre dependerá del estilo de vida que quieras llevar. Cada una de las opciones te ofrece una serie de ventajas con la que la otra no cuenta; ya depende de ti.

    Las lentes de contacto (o lentillas).
    El dejar las gafas atrás puede ofrecerte más libertad. Por ejemplo, si practicas habitualmente un deporte, no tendrás que estar preocupado por si se te caen las gafas al suelo. Además, la visión periférica que ofrecen las lentes lo hace todo más fácil.
    Pero no tienes por qué ser deportista para disfrutar de sus ventajas, porque si usas lentes de contacto, evitarás que se te empañen los cristales (algo realmente incordioso), ni te molestarán los reflejos o deslumbramientos.
    Las lentes te permiten ser tú mismo sin ningún “aparatejo” que te lo impida.

    Llevar gafas
    Hay quién prefiere llevar gafas simplemente porque les gusta, y está estupendo.
    Bien se sienten más sexys, cómodos, intelectuales… o bien hacen caso a falsos mitos; y eso no es tan estupendo.
    No hay que renunciar nunca a usar un medio u otro, en este caso las lentes de contacto, por hacer caso a mitos que no tienen fundamento en los tiempos que corren.

    La tecnología de fabricación de las lentillas ha mejorado en las últimas décadas. En general, son ahora mucho más confortables y, dependiendo de sus características, muchas pueden llevarse durante más tiempo. Hay quiénes también piensan en la limpieza de las lentes, pero esto también puede evitarse con las lentes de contacto desechables diarias. En cualquier caso, tampoco podrías dejar de limpiar las gafas.

    Los ojos de cada uno son, de una forma u otra, diferentes. Tus necesidades y deseos serán distintos de los de otras personas. La próxima vez que visites a tu profesional de la visión —algo que deberías hacer al menos una vez al año— pregúntale por los pros y los contras de las lentes de contacto y las gafas para tu visión.

    Como conclusión diremos que, lo ideal es combinar el uso de gafas y lentillas para poder disfrutar de las ventajas de cada opción en cada momento.

  • ¿Y para los más peques de la casa, qué?

    LOS MÁS PEQUEÑOS

    La necesidad de elegir la montura adecuada a la hora de poner gafas a un niño es importante. Se debe tener en cuenta según el caso, como apoya la montura sobre la nariz para evitar que el niño mire por fuera de la misma, así como disponer de un buen campo de visión. Esto por ejemplo en niños con estrabismo es fundamental.

    También buscar los materiales más indicados según las necesidades de cada niño es importante, para minimizar la sensación de uso de una prótesis, que haga que se la quiera quitar continuamente.

    Por último es muy interesante elegir los cristales específicos de niños, de alta resistencia para que sean casi irrompibles, además de evitar los tan indeseables brillos, gracias al antirreflejante.

  • ¿Y para nuestros mayores, qué?

    EXPERTOS EN PROGRESIVOS

    A la hora de elegir unos progresivos, es importante elegir el diseño más adecuado para cada persona en función de sus necesidades y de su forma de mirar. Así hablaremos de progresivos personalizados más o menos dinámicos según lo que busquemos.

    También debemos de prestar mucha atención a las campañas preventivas de salud ocular como pueda ser su tensión ocular, fondo de ojo (derivando al oftalmólogo), seguimiento de la calidad de su lagrima para ver si hay ojo seco…, etc.

    No debemos de olvidar en este apartado las revisiones preventivas de la salud auditiva que sin duda deben ir de la mano de las revisiones visuales, en el caso de nuestros mayores.